Causas, desencadenantes y síntomas del asma

Hecho verificado Hecho verificado
Causas, desencadenantes y síntomas del asma

Causas, desencadenantes y síntomas del asma

Aunque hoy en día el asma sea una enfermedad frecuente, aún se escuchan muchas ideas falsas sobre cómo afecta a las personas y a qué personas afecta. Algunos creen que el asma es simplemente un problema de la niñez que hay que superar, mientras que otros se equivocan al pensar que es un síndrome psicológico provocado por el estrés y la ansiedad.

Sin embargo, el asma es una enfermedad pulmonar crónica que todos los tipos de personas de toda condición pueden experimentar en algún momento de sus vidas, tanto durante la infancia como durante la adultez. Pero ¿cómo sabes si tienes asma?

Los signos de asma en adultos pueden variar en gran medida, al igual que pueden variar los tipos de asma. Para algunos, el asma solo supone una molestia. Para otros, es una lucha diaria.

Daniel Atkinson
Revisado médicamente por
Daniel Atkinson, Jefe médico
Tabla de contenidos
¿Fue útil este artículo?

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad de larga duración (crónica) que afecta a los pulmones provocando hipersensibilidad en las vías respiratorias y que tiene como consecuencia diferentes síntomas, entre ellos la falta de aire o los jadeos.

En el asma, las vías que llevan el aire hacia y desde los pulmones pueden inflamarse y volverse más estrechas. Esto es lo que provoca que la presión en el pecho y la falta de aire que indica que estás pasando por un ataque de asma.

El asma es una de las enfermedades más comunes que afecta a niños y también a muchos adultos. De hecho, un informe del 2019 indica que más de 260 millones de personas tienen asma en todo el mundo. Eso es casi cuatro veces la población total de Reino Unido .

¿Qué causa el asma?

Entonces, ¿qué es lo que provoca que tengas asma? En realidad, las causas exactas del asma son aún bastante desconocidas. Lo sentimos, sabemos que esto no sirve mucho de ayuda.

Pero, por supuesto, hay infinitas teorías alrededor de varias causas del asma. Entre algunos factores que se han sugerido como potenciales en el desarrollo del asma se encuentran los factores genéticos y medioambientales, como la contaminación .

Incluso hay estudios que apoyan la teoría de que los estándares modernos de limpieza juegan un papel importante en el desarrollo de asma . Según la «hipótesis de la higiene», ser demasiado limpio evita que los pulmones «aprendan» a defenderse de alérgenos.

No obstante, por ahora no dejes de lavarte las manos. Actualmente, no se han encontrado suficientes evidencias científicas para probar de forma definitiva ninguna de estas teorías. Dicho esto, sí que sabemos mucho más sobre qué cosas provocan los síntomas del asma.

Síntomas del asma

Los síntomas del asma varían en gran medida dependiendo del individuo, por lo que merece la pena conocer diferentes signos si crees que podrías ser una persona asmática.

  • Tos
  • Falta de aire o presión en el pecho
  • Producción de mucosidad
  • Jadeo

¿El asma hace que tosas? No suele ser un síntoma común, pero se puede experimentar tos cuando no se trata bien el asma.

Los síntomas de tos por asma a menudo incluyen una tos seca que provoca irritación y que es persistente o que no deja de aparecer. Sin embargo, también puedes experimentar una tos por asma que produce una mucosidad clara y espesa. Este tipo de tos es por lo general un síntoma de asma no controlada.

¿Qué desencadena la tos cuando se tiene asma?

Es importante saber qué desencadena la tos y los ataques de asma para evitar la aparición de un ataque de asma. Los desencadenantes del asma incluyen:

  • Alérgenos exteriores (polen)
  • Alérgenos de interior (polvo, pelo de mascotas)
  • Ciertas drogas
  • Irritantes ambientales (contaminación, humo)
  • Un resfriado o gripe
  • Condiciones climáticas (frío, humedad, cambio de estaciones)
  • Estrés
  • Ejercicio (sin embargo, el asma no debería impedirle realizar actividad física)

Si su asma se recrudece más de dos veces por semana, podría ser una señal de que su asma no está controlada y podría buscar la ayuda de un especialista.

¿Por qué la tos es peor por la noche si tiene asma?

Muchos síntomas del asma, y ​​en particular la tos, pueden empeorar durante las horas de la noche. Se desconoce la razón exacta por la que los síntomas se exacerban durante la noche. Aún así, ciertos estudios teorizan que una posición reclinada, temperaturas más frías o cambios hormonales durante el sueño podrían contribuir a la tos asmática por la noche .

Dicho esto, el empeoramiento de los síntomas del asma durante la noche suele ser una indicación de que su asma no se maneja o controla adecuadamente. El asma no controlada puede provocar otros problemas de salud y complicaciones. Por lo tanto, es mejor consultar a su médico de cabecera o a un especialista en asma si experimenta un aumento de sus síntomas de asma por la noche.

Que te cueste respirar, o que te falte el aire fácilmente, es otro de los síntomas comunes del asma. Aquellos que padecen asma pueden notar que empeora cuando hacen una actividad física y les puede costar respirar profundamente.

Algunas personas con asma experimentan un silbido agudo cuando respiran. Es causado por el estrechamiento de las vías respiratorias, lo que dificulta la salida del aire y produce un sonido sibilante.

Expulsar flema o mucosidad al toser es un síntoma que podría indicar que tus vías respiratorias están inflamadas a causa de tener asma no controlado o que empeora.

¿Cómo se diagnostica el asma?

Aunque sí que podemos ayudarte ofreciendo opciones de tratamiento para el asma o ayudarte a controlarlo, no podemos darte un diagnóstico. Si experimentas síntomas de asma, es crucial que recibas un diagnóstico clínico de asma por parte de tu médico de familia o especialista.

Hay recursos online que te ayudan a entender mejor tus síntomas, como nuestra prueba interactiva de control del asma. Sin embargo, si presentas nuevos síntomas, deberías acudir a tu médico de cabecera para que, en caso de que lo sea, puedan confirmar un diagnóstico de asma y ofrecerte un tratamiento.

Tu médico de cabecera podría preguntarte acerca de tu historial médico, tu estilo de vida o el historial médico de tus familiares para entender mejor tu enfermedad. Además, para confirmar un diagnóstico, puede que tengan que realizar pruebas, como, por ejemplo, medir tu flujo máximo — o prueba de espirometría —, para medir la función de tus pulmones o comprobar si presentan inflamación en los pulmones.

Si recibes un diagnóstico positivo, es posible que tengas que concertar citas regulares con tu médico de cabecera o una enfermera para el asma que compruebe que tu asma está tratada adecuadamente.

Cómo saber si tienes asma

Si tienes cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, es muy probable que tengas asma. Acude a tu médico de cabecera para recibir un diagnóstico oficial. Podrán llevar a cabo algunas pruebas para averiguar cuál es la mejor forma de gestionar la enfermedad.

Entre algunas de las formas de saber si tienes asma, se incluyen las siguientes:

  • Una prueba de flujo máximo, con un dispositivo que comprueba la función de los pulmones midiendo la velocidad en la que puedes expirar.
  • Una prueba de espirometría, con una máquina que mide la velocidad en la que puedes expirar y cuánto aire puedes contener en tus pulmones durante una cantidad determinada de tiempo.
  • Una prueba de FeNO, con un tipo de máquina que mide el nivel óxido nítrico en tu respiración (un indicador de la inflamación de tus pulmones).

Diferentes tipos de asma

¿Sabías que hay diferentes tipos de asma y muchos de ellos tienen sus propios desencadenantes? Esto puede sonar bastante desalentador, pero te tranquilizará saber que la mayoría de los tipos de asma requieren el mismo tratamiento y los mismos cuidados.

Dicho esto, averiguar qué tipo de asma tienes es esencial para mantenerla bajo control y evitar crisis asmáticas.

Los niños son a los que más les afecta el asma principalmente. A algunos niños a los que se les diagnostica asma, notan que los síntomas de asma mejoran considerablemente e incluso desaparecen cuando crecen.

No te han diagnosticado asma, pero si experimentas síntomas de asma cuando haces ejercicio físico, es posible que tengas asma inducida por ejercicio físico. Este tipo de asma, que afecta principalmente a los atletas élite y a aquellos que hacen actividad física en entornos fríos, provoca falta de aire, tos o cansancio durante y después del ejercicio.

Entre las opciones de tratamiento para el asma inducida por ejercicio se incluyen el inhalador inhibidor que se administra antes de la actividad física u otros tratamientos broncodilatadores de larga duración.

El asma alérgica es un tipo de asma — como su nombre bien indica — provocada por alérgenos, como pueden ser el polen, las mascotas o ácaros de polvo. Se puede controlar con un inhalador con efecto de alivio que evite estos desencadenantes lo máximo posible.

Algunas personas solo sufren crisis asmáticas durante ciertas estaciones. Un ejemplo de estación donde se suelen experimentar crisis asmáticas puede ser la primavera, ya que hay mucho polen en el aire; o el invierno, al disminuir las temperaturas. Por este motivo, si tienes un asma estacional, quizás solo necesites tomar tu medicación para el asma durante dichas estaciones.

Este es un tipo de asma menos común sin causas específicas. A diferencia del asma alérgica, no hay ningún desencadenante en el aire que provoque los síntomas. A menudo, se puede desarrollar durante la vida adulta y puede llegar a ser más grave que un asma alérgica.

El asma ocupacional es por lo general un tipo de asma alérgica . Si trabajas en un entorno cuyo aire contiene alérgenos y solo experimentas síntomas de asma en los días laborables, podrías tener asma ocupacional.

Algunos ejemplos de lugares de trabajo que pueden desencadenar asma ocupacional son las zonas de construcción, pastelerías (por la harina en el aire), o centros de salud (por el polvo en los guantes de látex).

El asma difícil es aquella que es difícil de controlar o gestionar. El asma de control difícil puede ser provocada por otros problemas de salud, como alergias; o simplemente por olvidar tomar la medicina correctamente.

Algunos síntomas del asma de control difícil son los siguientes:

  • Una tos persistente que no desaparece.
  • Usar el inhalador con efecto de alivio tres veces o más a la semana.
  • Experimentar ataques frecuentes de asma.

Anteriormente conocida como «asma frágil», esta variación hace referencia al tipo de asma que empeora de un momento a otro. El asma grave no es tan fácil de gestionar con tratamientos estándar para el asma y es posible que requiera que la persona tome un nuevo tipo de medicamento llamado biológicos.

Si experimentas cualquiera de los siguientes síntomas, es posible que tengas asma grave:

  • Has experimentado dos o más ataques de asma en los últimos 12 meses.
  • Experimentas síntomas constantes a pesar de tomar las dosis correctas de tu inhalador o de tu medicación.
  • Usas el inhalador con efecto de alivio tres veces o más a la semana.

Los síntomas de asma en adultos son los mismos que los de cualquier otra variación de asma. Sin embargo, por lo general, las diferentes variaciones de asma se suelen empezar a presentar durante la infancia.

Algunas causas posibles de asma en adultos pueden ser la exposición al humo (tanto como fumador principal o pasivo), los cambios hormonales (solo con hormonas femeninas), el estrés o incluso el asma ocupacional (ver arriba).

Complicaciones del asma

Aunque sea una enfermedad crónica, el asma se puede gestionar fácilmente y mantenerse bajo control con tratamientos médicos y apoyo profesional. No obstante, en ocasiones, el asma no controlado puede provocar problemas.

Algunas complicaciones del asma son las siguientes:

  • Sensación de cansancio constante.
  • Estrés, ansiedad o depresión.
  • Infecciones pulmonares (como la neumonía).
  • Interrupciones en tu vida diaria por visitas inesperadas al centro de salud o a tu médico de cabecera.
  • Retraso en el crecimiento de niños.
  • Ataques de asma.
Síntomas de un ataque de asma

Síntomas de un ataque de asma

Si no estás del todo seguro de cómo se siente un ataque de asma, aquí encontrarás algunos de los síntomas en los que te puedes fijar:

  • Tu asma cada vez se vuelve más difícil de tratar , lo que conlleva una falta de aire cada vez mayor, tos, jadeos o una sensación de presión en el pecho.
  • Tu inhalador o tu tratamiento no te ayuda a aliviar estos síntomas.
  • Te falta demasiado el aire como para hablar, comer o dormir.
  • Sientes como que no puedes recuperar el aliento.
  • La medición de tu flujo máximo es más baja de lo normal .
  • Los niños podrían quejarse de un dolor de barriga o pecho.
  • Es importante recalcar que estos síntomas se van acumulando con el tiempo, normalmente con el paso de las horas o días.

Si estás teniendo un ataque de asma, deberías hacer lo siguiente:

  • Mantenerte recto (no tumbarte) e intentar respirar en profundidad y lento.
  • La dosis será individualizada dependiendo de cada paciente
  • Si no tienes tu inhalador a mano o sientes que no disminuyen los síntomas, pide una ambulancia llamando al 999.
  • Mientras esperas a la ambulancia, repite el segundo paso cada 15 minutos.

Los ataques de asma pueden asustar bastante, pero es importante que intentes mantener la calma y sigas los pasos que se indican.

Recibir asesoramiento sobre tratamientos para el asma

Aunque el asma se puede gestionar con éxito usando inhaladores o con medicación, es habitual que las personas tarden cierto tiempo en encontrar el método de tratamiento que mejor les funciona.

Si te han diagnosticado asma, pero quieres explorar otros tratamientos o una forma mejor de gestionar tus recetas médicas, habla con un profesional de la salud. Ya sea porque quieres cambiar de inhalador o porque quieras explorar medicaciones distintas, te brindaremos el apoyo y la orientación que necesitas para tomar la mejor decisión sobre tu tratamiento.

Reference Popover #ref6
Reference Popover #ref5
Reference Popover #ref4
Reference Popover #ref3
Reference Popover #ref2
Reference Popover #ref1

Cómo obtenemos la información

Cuando te mostremos estadísticas, datos, opiniones o un consenso, te diremos de dónde proviene. Solo mostraremos datos clínicamente probados si provienen de una fuente fiable, como un organismo de salud estatal, una revista médica o un organismo de análisis o datos reconocido. Lee más en nuestra política editorial. 

Te ayudamos a elegir mejor.

¿Qué te gustó de él?

¿Qué no te gustó?

Sugerir un tratamiento

Si hay un tratamiento o condición en particular que está buscando, infórmenos y lo investigaremos por usted.

Es posible que le enviemos un correo electrónico sobre su envío, pero puede optar por no recibir estas comunicaciones en cualquier momento que lo desee.

Infórmanos sobre un problema

Acepto los términos de uso .
Es posible que te enviemos un correo electrónico sobre el problema, pero puedes optar por no recibir estas comunicaciones en cualquier momento que lo desees.

Pregunte o sugiera algo.

Envíe su pregunta aquí o díganos si ha encontrado un problema en nuestro sitio.

Es posible que le enviemos un correo electrónico sobre su consulta, pero puede optar por no recibir estas comunicaciones en cualquier momento que lo desee.

Haz una pregunta

Acepto los términos de uso .
No utilice este formulario para hacer preguntas sobre su tratamiento específico ni para compartir información médica personal. Cualquier pregunta sobre su tratamiento debe enviarse a nuestros médicos desde su cuenta o enviarse por correo electrónico a nuestro equipo de atención al cliente. Es posible que te enviemos un correo electrónico sobre tu envío, pero puedes optar por no recibir estas comunicaciones en cualquier momento que lo desees.

Nos pondremos en contacto con usted muy pronto. Nuestro objetivo es responder a todas las consultas en un día hábil.

Estás suscrito a nuestro boletín. Esté atento a su bandeja de entrada para nuestra última actualización.

news-letter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para conocer las últimas novedades sobre Asma y más.

Al hacer clic en 'Suscribirse ahora', aceptas nuestra Política de privacidad.